Historia

          El primero que habló sobre los ultrasonidos, fue en 1794 el italiano Spallanzani, que observando el vuelo de los murciélagos, y viendo que no chocaban con nada aún siendo ciegos, reflexionó sobre cual de sus sentidos utilizaban para orientarse, e intuye que es a través de sus grandes orejas orientables, y teoriza que emiten unos sonidos no audibles para el hombre, a los que llamó ultrasonidos, que captan con sus orejas tras rebotar en los objetos, lo que les permite orientarse en el vuelo.


          En 1910, el ingles Paul Langevin consigue que la Royal Navy introduzca en sus barcos un aparato que ha desarrollado, el cual mediante haces de ondas sonoras de muy elevada frecuencia por lo que no resultan divergentes, con lo que se pueden controlar direccionalmente permite la localización de submarinos en el océano, al que ha bautizado como “SONAR” (Sound Navigation And Ranting).



          En 1942, se aplican por primera vez en Viena los ultrasonidos en medicina para el estudio del cerebro humano por el neurólogo Dussik. Ian Donald (1910-1987) sirvió durante la segunda guerra mundial desde 1942 en un escuadrón aéreo cuya misión era descubrir y destruir buques alemanes utilizando una forma muy primitiva de “SONAR”, y al finalizar la guerra siguió utilizando el “SONAR” en su barco deportivo. Tras la guerra siendo Profesor de Ginecología, fue invitado un día a comer por los directores de investigación de la acería Babcock & Wilcox, que en aquella época utilizaban un Scáner A (Unidimensional). Consiste en la visualización en una pantalla osciloscópica de los ecos recibidos mediante deflexiones que se elevan desde una línea de base), para detectar los fallos en el interior de los metales fabricados, y se llevo a la comida los quistes de ovario y los tumores uterinos que había operado en los días anteriores, y fue capaz de demostrar que tenían respuestas diferentes, cuando los ultrasonidos incidían sobre ellos. A partir de aquí empezó a investigar con ultrasonidos, y en 1958 realiza por primera vez una ecografía a una mujer embarazada.

          En 1960 ya está disponible el primer aparato de ecografías bidimensionales para el estudio del embarazo.

          En 1966 Hoffmann y Hollander logran visualizar y registrar los movimientos embrionarios, visualizándose el latido cardiaco fetal.

          En 1977 aparece la sonda vaginal, lo que facilita y mejora el estudio de las primeras semanas de gestación.

          El 29 de agosto de 1989 la F.D.A. (Food and Drug Administration) de USA, publica los resultados de un amplio y exhaustivo estudio, en el que se concluye que el empleo de los ultrasonidos incluyendo el Doppler, aporta muchos más beneficios que sus riesgos.

          En 1992 se realiza la primera ecografía tridimensional en Austria con un aparato de la casa Kretz.

En 1997 se instala el primer ecógrafo tridimensional en Barcelona, en la consulta del Dr. Samaranch



TÉCNICA

          La ecografía tridimensional se realiza mediante una reconstrucción a partir de 780 imágenes de ecografía bidimensional obtenidas en los 3 planos del espacio, que se computarizan y permite la reconstrucción de la imagen en 3 dimensiones.

          El color aplicado lo damos nosotros, pues la ecografía trabaja con sonido, y el sonido no tiene color.

          La ecografía multiplanar que es una de las aplicaciones de la tecnología 3-D nos permite movernos por el volumen adquirido, haciendo los cortes a nuestra conveniencia, permitiendo ademas aumentar o disminuir el contraste y la intensidad, lo que permite un gran avance en diagnóstico, habiendo conseguido grandes avances en el estudio de la morfología uterina y en la ovárica, asimismo nos permite un control de la evolución de los folículos en las estimulaciones para Fecundación in vitro muy exactas.

APLICACIONES


          La ecografía tridimensional/multiplanar es una exploración en la que mediante las 780 ecografías bidimensionales que se realizan automáticamente se adquiere un volumen piramidal predeterminado por el especialista que realiza la exploración, mediante sonda abdominal o vaginal según la zona a explorar, que englobará la zona que queremos estudiar; dicho volumen podemos manipularlo en todas las direcciones del espacio, lo que nos permite ver el corte que nos interesa en el plano más favorable, también podremos ampliar o disminuir la imagen, así como se puede aumentar o disminuir la intensidad de los ecos según la densidad del tejido que queramos estudiar. Trabajamos como en una imagen de TAC (Scanner) pero además podemos variar la inclinación del plano que estamos estudiando, y dado que no es una exploración “paciente dependiente”, es decir, que el paciente no ha de estar presente en el momento que se realiza el diagnóstico, se puede estudiar en cualquier momento, y también se puede remitir a otro especialista de otra ciudad o país a través de Internet mediante sistema ”dicom” (sistema utilizado en medicina para la transmisión de datos e imágenes conjuntamente) para que pueda emitir un diagnóstico dado que si tiene a su disposición el software adecuado también podrá manipular la imagen a su conveniencia.

          La reconstrucción tridimensional/4-D a nivel clínico complementa los estudios bidimensionales, permitiendo ver la morfología externa del feto, la reconstrucción del esqueleto en 3 dimensiones, el corte del volumen por el plano más favorable dando la imagen bidimensional deseada, asimismo nos permite la reconstrucción tridimensional de la circulación mediante Doppler.

          En ningún caso la ecografía tridimensional sustituye a la ecografía bidimensional de alta resolución que sigue siendo por el momento el método de elección para el estudio del feto, aunque complementa a la misma y en algunos casos permite resolver dudas de la exploración convencional.

          La ecografía tridimensional además de sus aplicaciones puramente clínicas, nos permite ver al feto con sus rasgos morfológicos y sus facciones, en tres dimensiones que es como lo veremos al nacer.

          La Ecografía 4-D además nos permite ver los movimientos y las expresiones de la cara del Bebe estando aún dentro del útero de la Madre.

          Espero que la serie de imágenes que verán a continuación no les defrauden, y siempre estamos abiertos a sus sugerencias a través del correo electrónico.

Dr. Manuel SAMARANCH GARCIA-PEREZ DEL INGERTO.